Tomates verdes e Hipertrofia muscular: Tomatidina, ¿nuevo suplemento?

Durante el tiempo que mi hermano y colaborador está acabando su Máster, yo seré el encargado de ir poniendo artículos de interés nutricional en nuestro blog. Buscando en internet he encontrado esta noticia en la revista QUO: LOS TOMATES VERDES NOS AYUDAN A PONERNOS FUERTES.

tom

 

 

Transcribo el texto literalmente de la revista:

 

Es bien sabido que las proteínas son las encargadas de crear y mantener los músculos en nuestro cuerpo. A medida que envejecemos, nuestro cuerpo acumula más grasa y desarrolla menos músculo. La carne y los derivados de animales son las principales fuentes de proteínas, pero por extraño que parezca los tomates verdescontienen un potente compuesto que contribuye a la formación de músculos.

musculo

Aunque anteriormente, científicos de la Universidad de Iowa, liderados por Christopher Adams, identificaron lacáscara de la manzana como un agente capaz de generar músculo, recientemente han descubierto que la “tomatidina”, hallada en los tomates verdes, es aún más potente en la construcción de músculo y en la protección contra la atrofia muscular. Este padecimiento es causado por una variedad de enfermedades y lesiones, incluyendo el cáncer, la insuficiencia cardiaca y las lesiones ortopédicas, así como por el envejecimiento.

La atrofia muscular debilita a las personas perjudicando su actividad física y su calidad de vida; además, las predispone a caídas y fracturas. Esta situación afecta a más de 50 millones de estadounidenses anualmente, incluyendo 30 millones de personas mayores de 60 años.

La atrofia muscular causa muchos problemas a la gente, a sus familias y a el sistema de atención de la salud en general. Sin embargo, carecemos de una forma efectiva para prevenirla o tratarla. El ejercicio sin duda ayuda, pero no es suficiente y no es muy recomendable para muchas personas que están enfermas o lesionadas”, dijo  Christopher Adams, profesor de medicina interna,  fisiología molecular y biofísica la Universidad de Iowa.

Adams se encargó de buscar un compuesto que pudiera ser utilizado en el tratamiento de la atrofia muscular. Gracias a un sistema desarrollado por el MIT y la Universidad de Harvard, el investigador se concentró en la “tomatidiana”, la cual genera cambios en la expresión génica que son esencialmente opuestos a los que se producen en las células musculares cuando las personas se ven afectadas por la atrofia muscular.

Después de identificar este compuesto, Adams y su equipo probaron sus efectos sobre el músculo esquelético descubriendo que la “tomatidina” estimula el crecimiento de las células musculares humanas.

Este resultado es importante porque estamos buscando algo que pueda ayudar a la gente”, señaló Adams.

El siguiente paso de la investigación, fue añadir la “tomatidina” a la dieta de ratones. Encontraron que en los roedores sanos suplementados con “tomatidina” sus músculos crecieron, se hicieron más fuertes y pudieron realizar ejercicio por más tiempo, pero lo más importante fue que la “tomatidina” previene y trata la atrofia muscular.

Además la  “tomatidina” puede potencialmente tratar la obesidad, ya que los ratones que fueron alimentados con ella no aumentaron de peso, pero sí de musculatura, es decir, más músculo menos grasa.

Otro beneficio de la “tomatidina” es que es un compuesto natural derivado de los tomates y se encuentra especialmente en las plantas y los tomates verdes, y se digiere en el intestino.

Los tomates verdes se pueden comer con moderación. No sabemos cuántos tomates verdes debería comer una persona para obtener una dosis de “tomatidina” similar a lo que dimos a los ratones. Tampoco sabemos si esta dosis es segura para las personas, o si tendrá el mismo efecto en los seres humanos como lo hizo en los roedores. Estamos trabajando duro para responder a estas preguntas con la esperanza de encontrar formas relativamente simples para que la gente pueda mantener la masa muscular y la función de ésta, o recuperarla de ser necesario”, explicó Adams.

Previamente, los investigadores estudiaron el efecto del ácido ursólico, compuesto que se halla en las cáscaras de manzana y que también promueve el crecimiento muscular.

La tomatidina es significativamente más potente que el ácido ursólico y parece que tiene un mecanismo de acción diferente. Este es un paso en la dirección correcta. Ahora estamos muy interesados ​​en la posibilidad de que varios compuestos naturales basados ​​en alimentos, tales como tomatidina y ácido ursólico, puedan ser combinados en suplementos, o incluso simplemente incorporados a los alimentos cotidianos para que sean más saludables”, indicó Adams.

Con el fin de continuar con esta investigación, Adams y sus colegas fundaron una empresa de biotecnología llamada Emmyon, la cual recibió fondos del Instituto Nacional de Salud para desarrollar estrategias en la preservación de la masa muscular durante el proceso de envejecimiento. La compañía también está utilizando “tomatidina” y “ácido ursólico” como agentes potenciales y naturales para la creación de nuevos medicamentos contra atrofia muscular y obesidad.

 

Tras leer el artículo podemos observar que es un “compuesto prometedor” pero que aún le faltan estudios detrás para apoyar dicha teoría. De todas formas, no perdemos nada por incluir los tomates verdes en nuestra dieta, ¿ QUÉ PENSAIS?

 

Firma_Javi

 

 

Fuente: revista digital QUO México