Minerales: Calcio, más que huesos fuertes.

Hoy vamos a hablar sobre el Calcio, uno de los minerales de la dieta considerado un macroelemento. Este mineral, es mucho más importante de lo que pensamos para el rendimiento deportivo. Lo asociamos a huesos fuertes, pero va mucho más allá. calcio  

Los minerales de la dieta se clasifican en función de la cantidad diaria necesaria. Los hay que se necesitan en cantidades de gramos (Macroelementos), de milígramos (Microelementos) y en cantidades de micrógramos (oligoelementos).

 

El calcio es un Macroelemento, que se debe tomar en una dosis diaria de 1 a 2 gramos.

 

El calcio, aparte de formar huesos fuertes, participa en muchas funciones importantes, que afectan directamente al rendimiento deportivo como son:

 

– Participa en la transmisión de los impulsos nerviosos.

 

– Permite la contracción muscular incluyendo los latidos cardíacos.

 

– Ayuda a mantener una correcta presión sanguínea.

 

– Tiene un papel importante en la coagulación de la sangre (junto a la vitamina K).

 

– Es esencial en la producción de ciertas hormonas, en el metabolismo de las grasas y las vías energéticas.

 

– Etc…

 

Vistas todas estas funciones, está claro que no podemos descuidar nuestra ingesta de calcio.

 

La deficiencia de calcio es muy difícil detectarla en el adulto (en los niños se detecta con un retardo en el crecimiento) en el momento en que se produce. Sólo años más tarde aparecerán los primeros síntomas que son la “osteoporosis”. Normalmente, el cuerpo da las primeras señales de alarma en forma de fatiga y calambres musculares, que normalmente relacionamos con otros problemas o deficiencias.

 

Este problema en la detección de la falta de consumo de calcio es motivado porque el cuerpo tiene su propia “reserva de emergencia de calcio”. Esto quiere decir, que cuando hay un déficit de calcio para realizar todas las funciones metabólicas anteriormente citadas (algunas indispensables para la vida), el cuerpo reacciona degradando el hueso y vertiendo este calcio al torrente sanguíneo, con el consiguiente debilitamiento de nuestra estructura ósea. Como en el esqueleto podemos tener entre 1 y 2 kg de calcio, tiene que pasar mucho tiempo el cuerpo en déficit para que los síntomas sean manifiestos, y cuando ya lo son, tenemos un problema importante: “la osteoporosis”.

 

Por todo esto: DEBEMOS CONSUMIR CALCIO A DIARIO.

 

El calcio lo podemos encontrar en muchos alimentos, pero sobre todo en la leche y sus derivados lácteos. También está presente en algunos vegetales y verduras, pero la presencia de fitatos y oxalatos, lo hacen menos absorbible.

calcio

 

El consumo excesivo de calcio no es tóxico propiamente dicho, pero si presentaremos tendencia al estreñimiento y a la formación de cálculos urinarios (piedras).

 

RESUMEN:

El calcio, de forma directa no mejorará nuestro rendimiento deportivo, pero si mantendrá una óptima salud global de nuestro organismo, influyendo indirectamente en dicho rendimiento. Como su deficiencia es difícil de detectar, debemos incluir lácteos y otros alimentos ricos en calcio en nuestra dieta para asegurarnos que este déficit nunca hará acto de presencia.

 

 

 

Firma Hermano